Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

Miss Pupet Menú
Slide background

news

volver

¡A LIMPIAR! Brochas y maquillajes a examen

Rutinas a las que damos poca importancia y sin embargo, deberían estar en el top ten de nuestros cuidados de maquillaje.
 
Habitualmente asociamos la limpieza exhaustiva de las brochas y maquillajes a los profesionales…¡error!

Más allá de la higiene asociada al maquillaje de diferentes personas (profesional), debemos pensar en lo que nos afecta a nosotros mismos, con nuestros kit de maquillaje de uso diario, sí, esas brochas que pensamos ¡bah, si sólo las uso yo!
 
¿No habéis notado como el pelo de vuestras brochas se queda aceitoso? ¿cómo no deslizan de la misma forma? ¿cómo vuestros productos dejan de pigmentar? ¡ajá!
 
Los aceites naturales de nuestra piel salen a la superficie, al igual de las bacterias que se depositan por el mero hecho de estar en contacto con el aire. Al usar nuestras brochas, estos quedan depositados en ellas, con lo que cada vez que nos maquillemos estaremos trasmitiendo a nuestra piel esos aceites y bacterias…se crea un círculo vicioso. De la cara a la brocha, de la brocha al maquillaje, de ahí a la cara nuevamente…
 
El no ser rigurosos con la limpieza de nuestras brochas (incluso las de uso personal) puede contaminar nuestros maquillajes (habréis visto que muchos de vuestros productos en polvo o incluso los lápices, cambian su textura superficial y dejan de pigmentar, esto se debe a la capa de suciedad que se crea)  y también generarnos infecciones en la piel (atención sobre todo pieles acneicas)
 
¿Y qué hacemos?
 
-        Las brochas: deberíamos lavarlas tras cada uso. Si esto no es posible, existen limpiadores en spray de secado rápido para que podamos higienizar las brochas entre uso y uso. No obstante, en casa, os recomendamos que marquéis en vuestra agenda un día a la semana para realizar una limpieza exhaustiva.



-        Los lapices, igualmente se ensucian. Muchas veces habréis notado como dejan de marcar su trazo, esto se debe a la capa de suciedad que se forma. Además de poder transmitir enfermedades oculares (en el caso de lápices de ojos) o intestinales (en el caso de lápices de labios). Es recomendable rociarlos con alcohol (mejor el isopropílico) y sacarles punta ¡así los mantendremos a raya!



-        No olvidarnos de los labiales, limpiarlos con un pañuelo de papel (aunque hayamos usado pincel) y rociarlos con alcohol.

-        Con el resto de productos lo mismo (maquillajes en polvo, coloretes, sombras...), es aconsejable retirar con un papel o bastoncillo, una fina capa superficial (donde se acumula la grasa) y rociarlos con alcohol, de esta forma quedarán higienizados.




¿Cómo limpio mis brochas?

Es muy sencillo y rápido, sólo hay que tener en cuenta unas pautas básicas:

-        Usar un jabon con ph neutro para no dañar el pelo, los champús infantiles son una buena opción ya que no contienen siliconas. No uses acondicionadores.

-        Haz que el agua caiga por la brocha desde la base a la punta y no al revés. De esta forma evitarás que se abran y pierdan la forma.

-        Jabónalas con un masaje suave y aclara

-        Retira el exceso de humedad con un papel absorbente (papel de cocina)

-        Déjalas secar, a ser posible bocabajo para que la humedad no quede acumulada en la base (hoy en día existen inventos que nos facilitan el secado)

-        ¡Importante! Guárdalas en un lugar cerrado para evitar que se ensucien con el polvo etc ambiental.



 
Ahora...¡a ponerlo en marcha!

LET´S BEAUTY!!!